Qué hacer si tu mascota sufre un golpe de calor

Un caso de golpe de calor requiere una actuación inmediata por lo que no debemos dudar en llevarlo a nuestra clínica veterinaria en León ante la mínima sospecha. Si esto no fuera posible, nos debemos centrar en hacer que su temperatura baje de los 42ºC. 

Podemos refrescarlo con un poco de agua no muy fría ni helada pues produce vasoconstricción y hace perder menos calor.

También podemos ponerle en la cabeza una bolsa de plástico con hielo machacado o darle cubitos de hielo para que los chupándolos recupere un poco agua.

Es importante darle de beber agua regularmente para evitar que nuestra mascota se deshidrate.

Aunque el animal haya bajado la temperatura, aún no está fuera de peligro pues sus órganos internos pueden estar dañados. Por ello, debemos llevarle a nuestra clínica veterinaria en León para que unos análisis de sangre nos digan si su organismo funciona correctamente.